José Antonio Aranda our distinguished guest poet is from Chiapas, México. Mr. Aranda has worked as a Sriptwriter and free lance collaborator for national magazines and diaries. He was invited to publish his poems in an anthology of Mexican Poets En Concreto, (Praxis Ed, 1993). In 1996 he published an object-poem book called "El ángel necesario" (Taller del Autor Ed). At the present time he is working as a staff member for a local literary magazine, and is writing poetry about Holbox and other "aisle lands".




    PREGUNTA AL ÁNGEL

    I

    ¿No has permanecido tanto tiempo
    descorazonado
    a mitad de un puente
    esperando
    con una mirada incierta
    sin peso
    desconfiado de tu infancia
    como ahora calladamente observas
    qué cerca se mueven los objetos
    en búsqueda de otro nombre
    no eran ciertos entonces los pasos
    la música discordante de aquel jadeo asmático
    negándote por completo
    y tu mano tampoco fue la flor de algodón
    en mi pecho
    ni el eco elástico de tu dedo en el agua
    la confesión de un nombre extendiéndose
    cada vez más lento como un grito


    Ahora acodado el reposo en otra orilla
    estatua transparente
    no es ése el lazo de tu nombre
    que extermina la única estampa de tu rostro
    de manera que asentir negando
    sea siempre el acuerdo para oírte

    Pero habría que esperar a que el silencio
    te llamase
    para acudir ausente
    y despertar esa palabra
    que sólo los niños conocen
    y pronuncian como un caudal
    ante la belleza fría del valle



    No era acaso ése tu nombre
    éste el temblor
    aquél el arrebato
    cayendo entre las cámaras de un corazón
    agitado
    y tú meciéndote
    con la necesidad de verificar algo
    junto a un pozo de geranios marchitos
    Y la belleza fría asentir negando
    acudir ausente
    son otra vez la suma inversa
    el número impar
    algo que sobra o falta
    cómo saberlo
    - en algún sitio -
    este sitio de-no-es-tar

    Pero te acuerdas del olvido como un dato
    y tus pies rozan de nuevo el piso
    suspendido
    y ya no respiras
    ni deletreas estas sílabas
    que no tienen caso
    sino para volver al umbral
    donde comenzaste a pensar
    indeciso
    con una cruz de aire en la frente
    parado en la frontera
    como entre dos países
    tratando de contener toda el agua
    frag -men -ta -da?